¿Qué ocurre después de la operación?

Va a tener molestias en la garganta, por lo que es importante seguir las indicaciones médicas y tomar analgésicos regularmente. Es normal que el dolor aumente unos 3 a 5 días después de la amigdalectomía y que disminuya después. Normalmente el dolor es menor si sólo se han extirpado parte de las amígdalas.

El dolor puede ser más intenso por la mañana, ello se debe a varios motivos. En parte es porque la garganta del niño está seca ya que no ha tragado durante toda la noche, pero también debido a que han pasado varias horas desde que tomó el último analgésico. Puede ser más cómodo dormir con una almohada más gruesa, la hinchazón de las mucosas que rodean el área operada disminuye, reduciéndose así el dolor.

Se pueden sentir molestias en la lengua los primeros días después de la operación dado que ha sido presionada con un instrumento especial para facilitar el acceso a las amígdalas. Generalmente mejora moviendo la lengua, por lo que es bueno beber y comer. Además, los oídos pueden doler sin que haya tenido una otitis. Algunas veces, mascar chicle alivia el dolor.

Alivio del dolor

Es muy importante tomar analgésicos después de la operación (calmantes para el dolor). Los calmantes deben ser tomados según la indicación del médico y a intervalos regulares para que sean eficaces. Hay que comer unos 30 a 60 minutos después de haber tomado el calmante ya que entonces el efecto analgésico es máximo. Los niños toman paracetamol como calmante básico (marcas comerciales en Suecia: Alvedon, Panodil). El médico puede recetar otras medicinas.

Compra las medicinas con tiempo para tenerlas listas cuando el niño vuelva a casa después de la operación. Se puede comprar paracetamol sin receta médica en las farmacias y en la mayoría de los supermercados. Para comprar otros analgésicos es necesario una receta, si tu hijo lo necesita el médico te lo dirá y te dará su correspondiente receta.


Información sobre el alivio del dolor de tu hijo

¿Necesitas información sobre el tratamiento del dolor de tu hijo, cómo evaluar el dolor, indicios para saber si tu hijo experimenta dolor o quieres saber más sobre los analgésicos y las dosis?


Náuseas y vómitos

Es común sentir náuseas y vomitar, especialmente durante la primera noche después de la operación. Puede haber algo de sangre oscura en el vómito dado que un poco de sangre puede acumularse al estómago durante la operación. Las náuseas y vómitos generalmente desaparecen un día después de la operación.

Comidas y bebidas

Es importante alentar al niño a comer y beber normalmente. Si la garganta está seca, el niño sentirá más dolor. Deja que el niño coma lo que quiera. Generalmente, los primeros días es mejor ingerir alimentos bebibles y sólidos suaves. Los alimentos calientes y los que pueden raspar la garganta deben evitarse los primeros días.

¿Cuánto tiempo debe quedarse mi hijo en casa?

El tiempo que el niño puede necesitar estar en casa varía. Cuando sólo se ha extirpado la parte agrandada de las amígdalas, el niño deberá estar en casa al menos 4 días. Cuando se han extirpado ambas amígdalas el niño debe estar en casa al menos 8 días.

Pero no es necesario estar en cama. Es aconsejable que el niño guarde reposo los primeros días, pero no hay motivos para que no salga si le apetece. Si es posible, evita que se encuentre con personas que estén resfriadas.

El niño no debe realizar actividades físicas que requieran esfuerzos durante los primeros 14 días después de la operación, que es el tiempo que la garganta necesita para recuperarse.

Seguimiento

La mayoría de los hospitales no hacen visitas de seguimiento de la operación. No obstante, en caso de haber complicaciones, consulta la sección Importante. Todas las operaciones de amígdalas en Suecia son controladas por The National Tonsil Surgery Register in Sweden, lee más en la sección En profundidad. El Registro de Calidad nos ayuda a mejorar el servicio médico.

Recibirás dos cuestionarios, el primero a los de 30 días y el segundo a los 6 meses después de la operación. El cuestionario recibido a los 30 días nos permite saber si ha habido complicaciones después de la operación. El segundo cuestionario, recibido a los 6 meses, contiene algunas preguntas sobre posibles molestias posteriores a la operación.

Para nosotros es muy importante recibir tus respuestas, si tu hijo no ha tenido problemas posoperatorios queremos saberlo. Es importante que respondas a ambos cuestionarios.

Después de la operación, siempre es bueno hablar su experiencia en el hospital, de cómo se sintió y por qué.

El niño puede explicarlo mediante un dibujo. Puedes utilizar los cuentos en www.tonsilloperation.se o www.narkoswebben.se

Además de darle analgésicos, es importante que el niño reciba más cuidados que de costumbre.

Leer, ver la televisión o jugar juntos puede ayudar a distraerlo y olvidar un poco las molestias.