La cirugía de amígdalas es una operación rápida que se hace bajo anestesia.

El propósito de esta información es ayudar a todos los que son operados de las amígdalas a que se sientan lo mejor posible después de la operación y a que vuelvan a comer normalmente y a sus actividades diarias lo más rápido posible. Puedes leer más en las secciones anteriores.

El otorrinolaringólogo que opera, decide qué operación es la más apropiada. La decisión depende del problema que las amígdalas causen al niño.

La operación consiste en extirpar las amígdalas y sacarlas por la boca. La herida que queda al extirpar las amígdalas queda abierta y es normal una pequeña pérdida de sangre. Después de la operación el niño queda muy cansado y necesita dormir.

¿Cuál es el siguiente paso?

Si aún no has recibido una fecha para la operación de tu hijo, la recibirás por correo, teléfono o correo-e. Tendrás oportunidad de visitar el hospital con tu hijo antes de la operación para que no sea todo nuevo el día de la operación y que el niño no sienta el entorno extraño y abrumador.

Información para familiares cercanos

Descargue e imprima toda la información para familiares cercanos en formato PDF

Tratamiento del dolor en los niños

Descargue e imprima el tratamiento del dolor de su hijo como PDF

Información para los niños

Descargue e imprima toda la información para niños en formato PDF

Información sobre el tratamiento del dolor

¿Quieres información sobre el tratamiento del dolor para tu hijo, sobre cómo evaluar el dolor de tu hijo, indicios sobre cómo comprobar si tu hijo tiene molestias, o quieres saber más sobre la medicación para aliviar el dolor y el uso de la dosis correcta?


Preguntas más frecuentes

Hemos recopilado algunas respuestas a las preguntas más frecuentes en las siguientes páginas.

¿Qué hago si mi hijo tiene amigdalitis?

¿Qué ocurre el día de la operación?

¿Puedo, como familiar cercano o amigo, estar presente?

¿Cuándo podrá mi hijo volver a casa?

¿Comer y beber?

¿Cuánto tiempo debe permanecer mi hijo en casa?

¿Cuáles son los riesgos de la operación?

¿Cuándo se operan las adenoides?

Cómo hacer para que tu hijo tenga la mejor experiencia posible en la operación de amígdalas

Puedes evitar el estrés o la ansiedad innecesarios preparando al niño antes de la operación. Un niño tranquilo y bien preparado, con una actitud positiva siente menos dolor, lleva mejor las molestias y se recupera antes. Hay varias las cosas que puedes hacer con tu hijo para que la experiencia sea lo mejor posible.

Antes de la operación

Utiliza el material informativo y las historias sobre Elías y Moa en www.tonsilloperation.se para ayudar a tu hijo a entender por qué hay que operar.

También puedes visitar la página web sobre la anestesia en www.narkoswebben.se, donde podrás obtener más información y podrás prepararte a ti mismo y a tu hijo acerca de la estancia en el hospital, la anestesia y la cirugía.

Explícale que se sentirá mucho mejor después de la extirpación de las amígdalas y de las adenoides (“vegetaciones”) en su caso.

Háblale de lo que ocurrirá antes, durante y después de la operación. Cuánto más sepa tu hijo, menos preocupaciones tendrá.

Explícale que estarás en el hospital durante su visita. Explícale que estarás allí cuando se duerma y cuando se despierte.

Dormirá durante toda la operación y cuando se despierte ya habrá pasado. Garantízale que en ningún momento estará solo. Todo el personal le va a explicar lo que van a hacer, para que se sienta lo más confortable y seguro posible. Asegúrale que puede contarle al personal cualquier preocupación que tenga. Así el personal podrá explicar el procedimiento y hacer todo lo posible para ayudarle a estar tranquilo.

El día de la operación

Lleva algún objeto que dé seguridad a tu hijo como su libro o juguete preferido, la manta que le gusta tener consigo, etc.

Prepáralo para una eventual espera de horas en el hospital.

Lleva algo para ti y para el niño para pasar el tiempo si es necesario esperar.

Mantén tu propia ansiedad bajo control.

Un padre o madre preocupado transmite fácilmente su ansiedad al niño. Actúa con calma para que tu hijo se sienta seguro

Después de la operación

Después de la operación, siempre es bueno hablar su experiencia en el hospital, de cómo se sintió y por qué.
El niño puede explicarlo mediante un dibujo. Puedes utilizar los cuentos en www.tonsilloperation.se o www.narkoswebben.se

Además de darle analgésicos, es importante que el niño reciba más cuidados que de costumbre.
Leer, ver la televisión o jugar juntos puede ayudar a distraerlo y olvidar un poco las molestias.